Skip navigation

Monthly Archives: abril 2013

Habiendo tanta vida en las redes sociales, nada raro es que surja de pronto la pregunta: ¿habrá gente aún, que viva allá afuera? que camine en las calles iluminadas por la luna, que habite callejones sórdidos, donde apenas unos años atrás seres llamados personas abrían sus ojos desgarrándolos para dejar entran extrañas luces y pensamientos de colores acompañados de voces múltiples con ayuda de sustancias ajenas a su constitución -como no lo es el agua- debe de haber alguien que aún habite afuera, porqué aquí está habitado por poetas, por artistas visuales-abstractos-intelectuales/crítico-analíticos del movimiento cuántico, atletas que alcanzan logros cada primer o tercer día de la semana— eso es, la gente normal debió de haber quedado fuera de las redes sociales— eso puede pensarse, pero la gente normal también habita este espacio virtual, más vivo que la vida, más terrible que el amor, más ardiente que las telenovelas. Pero aún así, me niego a creer que algún tipo extraño de ser, ser humano hay que agregar, perdido en el transcurso de la evolución tecnológico-cultural, al margen de todo y de tod@s, no esté allá afuera. Alguien debe habitar la noche, las calles, las casas, los cuerpos… pero ese alguien no soy yo, por que ahora mismo habito este espacio.

El cine de Carlos Reygadas es un cine que da miedo por su crudeza, es tan humano y terrible que en ocasiones casi deja de ser cine para ser realidad.

diablo_postenebraslux

Para quienes lo siguen desde Japón, su primera película, no dejará de notar algunos elementos que son parte de lo que yo llamo su fórmula: desprecio absoluto por una trama compleja, los hechos simplemente acontecen sin mayores motivaciones que las humanamente primitivas; el trabajo con actores no reconocidos y con gente que nada tiene que ver con este ámbito; es un provocador, asesta directamente al Statu quo.

Reygadas es un cineasta que se ocupa del contenido, pero esto no quiere decir que descuide la forma, precisamente en Luz silenciosa la relación entre formareygadas-240512 y contenido resultan en un agradable proceso dialéctico – incluso más afortunado el proceso en sí que la conclusión-. Habrá que decir, que hay una  auto-definición para cada una de sus películas, y lo que arriba llamé su fórmula, asoma de manera tenue, casi imperceptible, a no ser por estos elementos que se encuentran en él muy marcados. Yo diría que es más bien un autor religioso más que un autor estético (para ponerlo en conceptos Kierkergaanos).

En esta cinta están presentes a toda hora un mal presagio y la violencia como comunicación. Me da la impresión que toda la filosofía clásica, con sus conceptualizaciones idealizadas sobre el ser humano, nos han mentido a todos. El ser humano (no ya le hombre), si es que hay una definición en esta película -y es esta la tesis personal-, no es la representación de su esencia etérea  de su alma, ni el fin de todas sus acciones es el bien, en esta ocasión es una representación en el extremo negativo de la relación binaria bondad/maldad.

El ser humano, que en este caso es el mexicano, es un ser atormentado, corrompido, movido por motivaciones mezquinas, individualista, retrógrada, y con una marcada escisión con su entorno, la naturaleza, a la que representada en los árboles, se le ve continuamente despreciada.

Esta película puede tener múltiples lecturas. El uso de la lente que distorsiona un poco los bordes de la imagen, noté que fue usado en espacios abiertos donde se mostraba la exuberante vegetación, lo que daba al espectador la sensación de estar en un sitio mágico, en un edén donde el ser humano pocas veces parecía estar en comunión con este.

Finalmente me parece oportuno comentar el cambio de contextos que hace en la película, y que según mi percepción no son gratuitos. Una pareja de mexicanos hace un viaje a parís, donde la mujer busca tener un encuentro casual, de tipo sexual, con desconocidos en baños de vapor. Esta experiencia se da de manera ordenada, opuesta a la idea de una violación, donde la violencia es ejercida a plenitud. Por otro lado vemos a un entusiasta equipo de jóvenes Ingleses de Rugby, (la última escena de la película, lo que se dice en esta, es clave en esta idea) aquí la idea de orden, organización, trabajo en equipo y comunidad es evocada. El primer mundo, Francia e Inglaterra, sus respectivas participaciones en la película son muestra de un estado culturalmente hablando, de civilización alcanzada, lo que me parece un fuerte crítica al clima que en los últimos años se viene viviendo en nuestro país.

Post Tenebras Lux, habla de una y muchas cosas, en ocasiones sin siquiera decirlo abiertamente y sin usar la palabra hablada. Es un discurso cinematográfico complicado -no en la trama si no en su conjunto-, que no se ve con la facilidad con la que otras películas se pueden ver, y que a pesar de su riqueza, puede que más de un espectador se valla con un mal sabor de boca por la crudeza del plato.

imágenes tomadas de los sitios:

www.correcamara.com.mx

lineasenfuga-azul.blogspot.com

Ante las crecientes muestras de intolerancia en las redes sociales, por un número no menor de personas, es que he decidido dar mi opinión -y digo dar mi opinión, me asusta cuando alguien escribe con tal soberbia, como si tuviera la autoridad y la capacidad de decir lo que es verdad. No olvidemos que cualquier opinión por errada o certera que esta sea, no es más que eso, una simple opinión (pero esa es otra entrada). Queda en manos de ustedes, lectores: juzgar-.

hipster_1

Desde hace ya un tiempo he estado leyendo de parte de muchos de mis contactos del feis comentarios negativos dirigidos a un grupo de personas que denominaban “hipsters”; desde los primeros comentarios esta noción ah evolucionado: al principio era una crítica dirigida hacia el modo de vestir que luego derivo hacia un tipo de comportamiento, constituido por comentarios y actitudes hacia determinadas áreas de conocimiento o artes (estoy hablando de cine, literatura, etc.). Lo último que pude leer sobre hipsters era una cuestión de estatus social, que además los definía como una especie de hibridación malograda entre yuppies y hippies.

Con estos datos a la mano se pueden establecer algunas consideraciones: no obstante el término tiene un peso histórico en la contracultura estadounidense, este, actualmente no es usado por un grupo de personas para autodefinirse, por el contrario, se usa para “señalar” con el dedo a aquella persona que gusta de lo que no está de moda, que siente preferencia por lo alternativo y underground.

“Objetivamente” hablando (hay que resaltar las comillas de la tal objetividad), estás actitudes van bien con las personas que empiezan a “conocer el mundo”, que se dan cuenta de que no es solo Hollywood la fuente única de donde emana el cine, de que generalmente las grandes bandas (y las no tan grandes) en sus inicios vomitan su esencia (hay que decir que alegremente no en todos los casos -hay un sin fin de ejemplos pero yo pondría a Radiohead-); y así podríamos prolongar este párrafo indefinidamente.

Si este tipo de actitud la tuviera una persona de mediana edad, que está entrando a la “madurez”, sería totalmente inaceptable; pero resulta que los que son señalados con estos atributos -si bien son también poseedores de una sensibilidad tal que les permite el deleite de las expresiones artísticas en su total amplitud, desde la foto, pasando por el cine hasta llegar a la música y el teatro-, son mayoritariamente chavos.

Detengámonos un momento aquí por favor… si alguno de ustedes tiene una memoria no tan mala, recordará que hace apenas un par de años un amplio grupo de jóvenes, en su mayoría adolescentes, que se autodenominaba (porque no se auto-definia tal cuál, sino por la forma de vestir y cierto tipo de peinado) como Emos.

emo-bob

Este desafortunado grupo de individuos llegó a concentrar todo el resentimiento acumulado de la frustración de ciudadanos que no viven pero tampoco dejan de chingar al prójimo. La red estaba literalmente atascada de comentarios intolerantes hacia un grupo de adolescentes, por que eso es lo que eran, adolescentes que querían tener una identidad con elementos propios. Cosa de lo más normal en la adolescencia, pero el odio generalizado se concretaba en varias palizas que en las plazas de algunas ciudades ya no se

imagespudo contener.

Los argentos hicieron lo propio con los floggers, el caso de Cumbio, la flogger más ilustre, es una muestra (solo que ellos eran la contraparte de los emos, se vestías de colores y además disfrutaban de lo lindo de la vida, hicieron de fotolog su medio favorito de expresión).

Este grupo también fue agredido en varias ocasiones, hay sendos videos de orgullosos odiadores de los floggers, como orgullosos odiadores de Emos hubo en México, que también subían sus videos.

Existe otro grupo de reciente segregación, perdón, de reciente creación: los Chairos , de los que ya no nos va a dar tiempo hablar, pero si a alguien le interesa solo basta teclear este vocablo en youtube y sendos videos de quién los tiene bien identificados,  les explicarán con gran detalle y amenos comentarios, como identificarlos (si es que a alguien le importa hacer eso -seguro habrá quien-).

El uso de las redes sociales por chavitos, y no tan chavos, que quieren usar estos medios como una vía de expresión y exposición de sus ideas, los hace blanco de los que ocupan su vida para odiar a alguien, o de los que se quieren diferenciar de este tipo de grupos, quizás por alguna especie de reclamo, como si intentasen decir ” no mames, yo conocí primero el cine de culto que tu – o la buena música, o el materialismo histórico, en el caso de los chairos ;)-“. Puede ser una especie de reclamo de los rucos de decir “a chingá, si yo aprendí a leer primero” -es una hipótesis, muy aventurada lo reconozco, ni se ofendan, ni me miren así-.

De cualquier modo, aiga sido como aiga sido, a mi en lo personal me tiene sin cuidado lo que tal o cual persona se crea o deje de creerse, lo que no me vale de ninguna manera madre de todas las desgracias de este país, son las expresiones de odio, cualquiera que sea su manifestación.

por eso, les dejo una máxima del buen Paul:

Live and deja de chingar a los demás, ya estuvo bueno de tanto odio, no la mueles.

3264680

Consumase, preferentemente antes que el hálito desaparezca de tus palabras
antes de que el brillo abandone la morada que ha construido en tu mirada.
Consumase, preferentemente antes de que la fuerza libertadora de los labios haya chocado

contra la pared fría y rasposa del desencanto…

Consumase antes, preferentemente antes de que se haya acabado todo lo que se haya de consumir
porqué después el cuerpo deambula sin nada que pueda ofrecer.
Porqué después solo se es desecho de la vertiginosa velocidad con la que éxito
se lleva la juventud de la tierra, tan solo para consumirla.
Consumase preferentemente antes de ser un sub-producto, una lastimosa masa
en vías de podrirse de no haber servido para servir, de no haber sido, de no haber visto
de no  haber viajado, de no haber triunfado…
consumase, preferentemente antes de que ya no se tenga nada que puedan consumir de ti…

(Conversaciones con Medusa)

Quizá debiera empezar por decir quién o qué es medusa; quién es, eso de cierto no lo sé […] si quisiera definirla diría que es idefiniblemente fugaz; para ser más preciso, yo diría que es anacrónica e intermitente/ a veces creo que es una invención mía, una proyección amigable de mi inconsciente, un alter-ego de algún alter-ego errático del que no tengo control/ otras veces pienso si no soy yo una invención suya o si soy yo una invención suya – y luego pienso en las consecuencias de pensar en negativo, y así sucesivamente-.
Lo cierto es que converso con ella… y en una de tantas disertaciones…
Verba volant Scripta manent: las palabras vuelan, lo escrito permanece.
Por un lado es un discurso en favor del valor de la palabra escrita en contraste con la palabra hablada; el compromiso implícito en lo que queda por escrito y la fugaz que puede ser en la memoria algo que alguna vez fue dicho.
Puede aplicarse a los contratos escritos, por ejemplo, cuando alguien deja algún bien antes de morir, si solo lo dio de palabra puede resultar en un conflicto prolongado y hostil de intereses por parte de quienes legalmente pueden reclamar estos bienes.
Fortalece también la idea de que lo escrito es superior a lo hablado. En occidente corresponde a un estatus más elevado la literatura en comparación a la tradición oral. La raíz se remonta al momento en que occidente descubría “las otras culturas”, una manera de continuar diferenciándose del resto era construyendo un discurso que lo pusiera a éste en el pico de la pirámide, la cúspide del progreso y el desarrollo de la civilización entendida esta como un proceso progresivo -que no es lo mismo que progresista-. Solo una civilización superior es capaz de producir un alfabeto, y por ende, obras literarias, mientras que el resto, los que viven en el retraso en algún punto perdido de la evolución social -o aún aquellos que ya no están, de los que solo se tienen antiguos sistemas de jeroglíficos, métodos arcaicos previos a la creación de un alfabeto- estos iletrados mantienen la transmisión de su cultura por medio de mitos, leyendas o cantos, auspiciados por la tradición oral -la tradición oral ha pasado por un largo recorrido para su reivindicación y hasta puesta de moda [gracias antropólogos :’) ]-.
Ese es el sentido de la frase…
Pero, verba volant por si sólo adquiere un sentido metafórico. Las palabras vuelan, tienen libertad; una vez que alguien las pronuncia ya no le pertenecen, y están ahí para ser citadas, revividas constantemente por alguien.
Las palabras no pertenecen a quien las pronuncia, ni a dios, que con ellas creo todo cuanto existe.

Las palabras vuelan, por que hasta ahora nadie ha logrado con éxito domesticarlas…

Las palabras vuelan por que ellas mismas tienen el poder hacerlo.