Skip navigation

Monthly Archives: noviembre 2013

Una lectura más.

a mi amiga Cecilia.

El porqué realizar una “lectura” de la película de la cual  ya se han de haber escrito miles de reseñas y análisis es porque creo que quedan cosas qué mencionar sobre esta película.

I

A grosso modo podemos decir que un mito da respuesta a preguntas primigenias: ¿de dónde venimos; cómo fuimos creados; quien fue creado primero, el hombre o la mujer? A este tipo de preguntas dan respuesta los mitos. Además, los mitos se distinguen por tener una “prelógica” lo que en síntesis significa que el mito no necesariamente se ajusta a una narración en orden cronológico, sujeta a la historia; o lógica sujeta al raciocinio. El que una obra cinematográfica pueda ser igualada a un mito o que pudiese tener la misma función será nuestra hipótesis inicial.

II

El mito no surte efecto si no es transmitido de generación en generación vía tradición oral, y de tal manera los mitos tienen esta trascendencia que a nuestros días sobreviven no solo los que fundan el pensamiento de occidente sino aquellos de culturas tan disímiles como la prehispánica por dar tan solo un ejemplo cercano. De la misma forma una película es trascendente socialmente hablando en la medida de que llegue a más público, lo que no tiene que ver con la calidad de ésta si no con cuestiones más de la mercadotecnia y distribución del material (si es que no son la misma cosa).

III

Muchas cosas se han dicho sobre esta película y en general es fácil “ver” más de lo que la película muestra, para lo que nos centraremos en aspectos ineludibles:

La película trata sobre La doctora Ryan Ston (Sandra Bullock) y el veterano comandante Matt Kowalsky (George Clooney) quienes tienen la misión de reparar el telescopio Hubble. Estas dos personas son dotadas de ciertos elementos, por un lado está el líder de la nave quien dirige la misión, es quien tiene que decidir en un momento incluso dejarla por el bien de la vida de sus tripulantes; por otro lado la doctora perfeccionista obsesionada con su trabajo al grado de arriesgar su vida, incluso la de los demás en un momento clave de la película cuando están a punto de cambiar el rumbo de sus vidas. Pero esta obsesión por el trabajo (a caso todas las obsesiones y en especial esta ocultan algo tras de sí) nos deja ver la falta de interés por el instinto más primitivo: el de la sobrevivencia. Oculta el vacío causado por la muerte del ser que dio sentido a su vida.

Al ser persuadida por Kowalsky de que haga un intento por salvar su vida y regresar al planeta tierra, éste en otras palabras la convence de que por terrible que haya sido la muerte de su hijo ella está aún viva y eso debe bastarle, lo que se traduce en que el ser mujer no se define por su característica biológica de procrear vida, en otras palabras la vida de su hijo no tiene que ser la razón de su existencia.

Enseguida la doctora Ryan hace uso de sus conocimientos, para lo que fue entrenada, y logra regresar al planeta tierra; ella es introducida en la atmósfera terrestre dentro de un objeto en llamas, literalmente resurge de sus cenizas.

El objeto de configuración circular cae en el mar donde se supone inició la vida en el planeta; un anfibio se ve claramente cuando la doctora emerge a la superficie, los anfibios son seres adaptados al agua y a la superficie de la tierra lo que supone un paso evolutivo. Lo que vemos a continuación es a un ser, a esta mujer, salir del agua y erguirse con dificultad sobre sus dos pies, de pronto tenemos toda una síntesis evolutiva en este acto: los primeros seres unicelulares que evolucionan a seres más complejos que luego, millones de años después, salen del agua para adaptarse a la superficie terrestre y varios millones de años después tienen la capacidad o la característica de erguirse en sus dos patas traseras, los homínidos.

IV

El escueto párrafo que se esbozó arriba a manera de introducción donde se habla del mito tiene ahora relevancia, ya que cómo mito moderno, mito de la posmodernidad dirían algunos, se rompe una vez más la idea tradicional sobre la creación de la especie humana: si para la concepción judeocristiana la mujer fue creada tomando una costilla del hombre para este fin, quedando así sujeta por cientos de años a la voluntad del hombre, en Gravity tenemos a una mujer que ha sido introducida a la tierra con ayuda de la ciencia; ya no está sujeta a su condición biológica de creadora de vida, ni está definido su rol por este hecho, es ahora la heroína de su propia historia y el conocimiento es parte de su configuración.

270bd82d7d4da4d4eb82d6bba926cc79[1]

Anuncios

¡Advertencia! Lo que estás a punto de leer no es otra cosa que una visión subjetiva, no es más que mi opinión, ni análisis de experto de ninguna clase sino simplemente mi punto de vista basado en mi gusto -o falta de- por el cine.

Anoche vi la trilogía de películas de Richard Linklater al hilo (Before Sunrise, Before Sunset y Before Midnight), primero porque escribo un guión en este momento sobre una pareja de divorciados, segundo porque soy un encabronado compulsivo de cualquier cosa, (cuando no pienso en el suicidio más monótono indago en el universo paralelo de lo posible y lo no tanto para saber si de esta o cualquier otra forma no la hubiese, hubiera o hube cagado menos; en fin). Afortunadamente en ninguna de las tres películas encontré alguna situación como la que planteo en mi guión, pero como parte del proceso creativo y de investigación hay que conocer lo que se ha hecho sobre el tema por aquella equivocación de creer que inventamos el hilo negro de las cosas (por cierto también vi una vez más Scener ur ett äktenskap de Ingmar Bergman pero de esto no les hablaré hoy).

Lo primero que llama mi atención es lo consistente de los personajes en las tres películas, durante las tres vemos la transformación de ambos personajes y su evolución con la evolución de su relación, lo que no quiere decir que me identifique o que cómo espectador me gusten. Primero que nada son personajes complejos, si por complejo se entiende contradictorio (como bien lo señala mi profesor de guión), contradictorios en sentido estricto aunque ambos parten de estereotipos: el chico más que común ignorante “americano” (Jesse ) y (Celine ) la joven francesa abierta a una experiencia de romance (y romántica también porque no) de quien desde el principio se espera que termine acostándose con dicho joven. Ignorancia atractiva americana, sensualidad liberal francesa.

Me asusta y al mismo tiempo no termino de comprender cómo Jesse ha sido capaz durante las tres películas de escribir dos novelas (si no me equivoco) y trabajar en una más (de eso estoy seguro). Supongo que el escribir un libro es más un atrevimiento que tener aptitudes literarias (y esto es posible que sea el “mensaje” más profundo de este personaje). Este personaje (y sé que con esto despertaré mañana con un número de enemig@s considerablemente mayor al del día de hoy) es enigmáticamente vacío, habla y nos pretende enseñar desde sus anécdotas de infancia, antiguas novias y de experiencias que puede “leer” como profundas enseñanzas de la vida y sacar de ellas un mensaje trascendente justamente como se extrae una perla de una ostra (quizás sea este el segundo mensaje trascendental de este personaje).

Celine por otro lado, es hermosa. Es una mujer comprometida social y ecológicamente con el planeta que habita. Es una romántica y como tal no solo cree en la capacidad humana de amar (aunque manifiesta en diversas ocasiones lo contrario) si no que siente la necesidad de unirse a un hombre por el único hecho, no razón, de sentirse amada supra-terrenalmente. Tarde, pero se da cuenta de que el hombre con el que ha decidido compartir su vida no es lo que ella diría “el hombre indicado” para ella, pero sobre los demás “atractivos” de Jesse hay uno que la mantiene enamorada de él: precisamente el misterio de no saber qué es eso que la mantiene unida a él.

Sintetizando al grado de profanar semejante “obra”, diría que la primera cinta trata sobre “el enamoramiento ideal”; la segunda sobre “la persistencia del enamoramiento ideal” y; la tercera sobre “la madurez de la realidad”. Todo esto teniendo como universo antropocéntrico la relación de una pareja de seres humanos, en otras palabras hay que identificarse aunque sea mínimamente con el fenómeno entorno a la pareja (el amor si se prefiere), el sentido de los diálogos y su importancia como soporte de una película o estaremos inmersos en una trilogía bastante abrumadora (por no decir aburrida).

Obviamente esta trilogía da mucho de qué hablar, debatir (bueno debatir no) y explorar. Si eres una de esas personas que te tienen sin cuidado las minucias del llamado romanticismo, léase cuando un hombre conoce (aborda) a una mujer, no las veas. Si eres una de esas personas que se esfuerza porque las minucias del llamado romanticismo le tengan sin cuidado, tienes que ver estas películas es imperativo, mientras más rápido mejor.

Antes_de_amanecer_AKA_Antes_del_amanecer-227513298-large[1]

427488.1020.A[1]

Before_Midnight_poster[1]

 

 

 

 

 

Este es un video realizado como parte del diplomado de Cine digital que se imparte en el Centro de las Artes del estado de San Luis Potosí, de la materia de Técnicas audiovisuales I. El ejercicio es a cerca de un artista y lo que su obra te transmite. En este caso, un tanto pretencioso hay que decirlo, es más bien una visión sobre la persona detrás del personaje creado en el imaginario de todos: Borges como persona y Borges como el personaje. Espero no ofenda a nadie mi atrevimiento al “abordar” semejante figura, sirva el presente video para tomar en cuenta un aspecto muy humano y generalizado, no ya de esta figura sino de todas las que existen que como personajes son creados por el artista y legitimizados por sus seguidores.