Skip navigation

Category Archives: Conversaciones con Medusa

En un principio Dios creó al hombre, y vio que este, a diferencia de los animales, no tenía una pareja, así que Dios creó la pista de baile… Exégesis 1:1

En un principio existía Dios, quien al existir creó la existencia -pero claro, esto aún no se sabía-.

La existencia se vio a sí misma vacía y viscosa y vio que esa viscosidad (era creadora) podía jugar, (entonces) creó el universo; pero la existencia (aún) no estaba contenta; se dio cuenta de que no era feliz; era una existencia enorme y engreída y engendró un planeta jade (llamado tierra) donde habitaban diversas especies (en su multiplicidad) en un orden basado en la equilibriocracia donde la muerte era madre de la vida y la vida madre de la muerte. Entonces, la existencia -que además era engreída- en su infinita ansia se ciñó a la tierra y en su enorme (y viscoso) vacío tuvo un pensamiento: el hombre (de esta manera fue creado el hombre).

Y el hombre pensó su existencia, entonces fue cuando, lo que antes no se sabía -porque ningún sentido tenía el saber- ahora se sabía. (Fue cuando) El hombre creó el sentido –pero un sentido ausente de sentimiento, digamos un sentido del saber y para el saber-. Y encontró a todo sentido (su propio sentido, vale decir) y jerarquizó a los habitantes de la tierra según significaban algo importante para él -léase útil-, y dijo: he aquí los reinos que habitan la tierra y dentro de estos reinos y sus extensas clasificaciones, mayor que todos es “el hombre” porque es la imagen y sentido de la existencia.

En un principio era Dios, y él creó la existencia; y esta a su vez creó al hombre y al ver lo que había hecho… se entristeció en gran manera.

Deseó (entonces) remediar su error, deseó que las cosas mejoraran… (de este deseo se engendró la mujer).

Anuncios

(Conversaciones con Medusa)

Quizá debiera empezar por decir quién o qué es medusa; quién es, eso de cierto no lo sé […] si quisiera definirla diría que es idefiniblemente fugaz; para ser más preciso, yo diría que es anacrónica e intermitente/ a veces creo que es una invención mía, una proyección amigable de mi inconsciente, un alter-ego de algún alter-ego errático del que no tengo control/ otras veces pienso si no soy yo una invención suya o si soy yo una invención suya – y luego pienso en las consecuencias de pensar en negativo, y así sucesivamente-.
Lo cierto es que converso con ella… y en una de tantas disertaciones…
Verba volant Scripta manent: las palabras vuelan, lo escrito permanece.
Por un lado es un discurso en favor del valor de la palabra escrita en contraste con la palabra hablada; el compromiso implícito en lo que queda por escrito y la fugaz que puede ser en la memoria algo que alguna vez fue dicho.
Puede aplicarse a los contratos escritos, por ejemplo, cuando alguien deja algún bien antes de morir, si solo lo dio de palabra puede resultar en un conflicto prolongado y hostil de intereses por parte de quienes legalmente pueden reclamar estos bienes.
Fortalece también la idea de que lo escrito es superior a lo hablado. En occidente corresponde a un estatus más elevado la literatura en comparación a la tradición oral. La raíz se remonta al momento en que occidente descubría “las otras culturas”, una manera de continuar diferenciándose del resto era construyendo un discurso que lo pusiera a éste en el pico de la pirámide, la cúspide del progreso y el desarrollo de la civilización entendida esta como un proceso progresivo -que no es lo mismo que progresista-. Solo una civilización superior es capaz de producir un alfabeto, y por ende, obras literarias, mientras que el resto, los que viven en el retraso en algún punto perdido de la evolución social -o aún aquellos que ya no están, de los que solo se tienen antiguos sistemas de jeroglíficos, métodos arcaicos previos a la creación de un alfabeto- estos iletrados mantienen la transmisión de su cultura por medio de mitos, leyendas o cantos, auspiciados por la tradición oral -la tradición oral ha pasado por un largo recorrido para su reivindicación y hasta puesta de moda [gracias antropólogos :’) ]-.
Ese es el sentido de la frase…
Pero, verba volant por si sólo adquiere un sentido metafórico. Las palabras vuelan, tienen libertad; una vez que alguien las pronuncia ya no le pertenecen, y están ahí para ser citadas, revividas constantemente por alguien.
Las palabras no pertenecen a quien las pronuncia, ni a dios, que con ellas creo todo cuanto existe.

Las palabras vuelan, por que hasta ahora nadie ha logrado con éxito domesticarlas…

Las palabras vuelan por que ellas mismas tienen el poder hacerlo.